¿Usamos el móvil en el aula?

Entre los momentos más gratificantes que he vivido hasta ahora durante el arranque del curso en el Nuevo IES en Estación de Cártama destaco las tres sesiones, una con cada grupo, para reflexionar sobre el uso de los móviles en el aula.
El punto de partida del debate ha sido en los tres casos el sueño. Tenemos la oportunidad única de soñar el instituto que queremos, ya que, todo está por hacer. Son pocos los estudiantes y los docentes que disfrutan de una ocasión así. Y al avanzar en el sueño todos están de acuerdo en que queremos un IES en el que se pueda utilizar la tecnología. 
Pero la realidad es que para este curso no vamos a recibir dotación TIC de la Consejería, y además el alumnado ya no trae consigo el ultraportátil con el que hasta ahora llegaban a 1ºESO; ahora estos ordenadores se quedan en el colegio. Por tanto, tal y como ellos mismos plantearon: queremos tecnología pero no tenemos dispositivos en el centro ... ¿o sí? Os reproduzco el diálogo que se repitió en los tres grupos de forma similar:

JM - ¿A alguien se le ocurre qué dispositivo podríamos utilizar si no tenemos dotación TIC?
ALUMNADO - Pues nuestros móviles. 
JM- Pero, ¿conocéis algún instituto en el que se puedan utilizar los móviles en clase?
AL- No, están prohibidos en todos.
JM- Y, ¿por qué pensais que están prohibidos?
AL - Porque nos distraen y no atendemos en clase.
JM - Entonces ¿tiene sentido utilizar los móviles en clase si ocurre eso? ¿tiene sentido que nos planteemos esta cuestión?
AL - Sí porque los profesores vais a confiar en que nosotros los utilizaremos con responsabilidad.

En este punto, tuve que ordenar mis ideas durante un segundo porque me sorprendió que ya hubiera quien tuviese claro que esta es una apuesta de confianza muy fuerte, y que realmente lo íbamos a hacer que no era una especulación: "vais a confiar en nosotros". Fue una afirmación no una pregunta.

La siguiente pregunta fue si conocen a alguien que utilice el móvil "con responsabilidad" y bastantes de ellos pusieron ejemplos de adultos que ellos conocen y que emplean el móvil para su trabajo. Por tanto, quedó establecido que el móvil puede tener otros usos distintos de los que le damos en los momentos de ocio, también muy legítimos.
Después continuamos definiendo qué significa usar el móvil con responsabilidad en clase y se aportaron muchas ideas interesantes, que fueron sintetizadas en cada grupo por un secretario o secretaria que iba tomando notas. Fueron capaces ellos solos de determinar cuándo debe utilizarse el móvil y cuando no, y qué usos del móvil sirven para aprender y cuáles no. Y lo fueron porque se tomaron muy en serio el debate; y entre todos pusimos ejemplos concretos de usos provechosos del móvil. También analizamos qué hacer si se pierde el móvil de algún alumno. 
Estas son algunas de las normas que ellos han propuesto y que el profesorado analizará y confirmará la próxima semana:
- el móvil se mantendrá en silencio para que no distraiga ni interrumpa la actividad en clase;
- el móvil se utilizará cuando lo proponga el profesor o profesora para realizar alguna tarea concreta;
- el móvil no se puede utilizar en el baño;
- no se pueden hacer fotos de otras personas sin su consentimiento;
- nos comprometemos a evitar que se pierda el móvil de otros compañeros o compañeras y a colaborar en su localización.

Igualmente interesante fue la conversación sobre el uso del móvil con un grupo de madres y padres que acudieron al centro para el sorteo público destinado a elegir los miembros de la Junta Electoral que gestionará las elecciones al Consejo Escolar. Y quedó claro que ahora les toca a las familias darles el mismo voto de confianza a sus hijos a la hora de utilizar el móvil. Este fue un muy buen ejemplo de cómo es imprescindible contar con las familias a la hora de poner en marcha iniciativas innovadoras que chocan con hábitos arraigados en los centros educativos.
Afortunadamente las familias están mostrando una actitud muy constructiva respecto de las propuestas que les vamos haciendo. Y esta es una excelente noticia porque para nuestro proyecto es prioritaria la implicación de las madres y padres en la construcción de una comunidad sólida y capaz de encontrar objetivos compartidos por todos.


José María Ruiz Palomo

2 comentarios:

  1. Aplaudo muchísimo esta iniciativa. Integrar la tecnología en la enseñanza es uno de los caminos para despertar el interés de los alumnos. Bien usado no es nocivo, sino todo lo contrario. El error, bajo mi punto de vista, es creer que la educación debe ser exactamente igual que hace veinte años. O avanzamos o cada vez más chavales desconectarán de las clases. Saquemos los móviles, introduzcamos el audiovisual en el temario, o, en definitiva, busquemos puntos de unión entre "la materia" y el mundo que les rodea.
    Creo que el camino que habéis emprendido sólo os traerá satisfacción. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Alejandro.

      Eliminar